¿Cómo puedo lograr mi propio jardín vertical en casa?

Aparentemente podría parecer una tarea complicada, pero se puede convertirse en toda una experiencia relajante para disfrutar y, sobre todo, para incorporar a nuestro hogar un toque de la tan en auge arquitectura biofílica.

Lo más importante es encontrar el espacio adecuado, donde las plantas que elijamos puedan vivir con sus necesidades de luz y oxígeno. Quedan descartados el baño o la cocina ya que en ellas se acumula una gran cantidad de humedad que las ahogaría. ¿Qué te parece en el salón, despacho o terraza? Todas ellas son opciones aceptables entre los expertos en jardinería. Ahora sólo falta ponerse manos a la obra. Podemos elegir barras de hierro -si queremos un toque moderno, sencillo y discreto- o de madera -si buscamos darle un aire más rústico y natural-, aunque en ambos casos los soportes pueden ser muy variados en función de la ubicación.

Una vez elegidos, una cuerda sería el nexo idóneo para unir las barras sobre las que colocaremos las macetas que pintaremos del color que más nos guste, pudiendo optar por un resultado monocolor o darle un toque alegre y divertido si decidimos customizarlas con diferentes dibujos. Esta opción de jugar con tonalidades también la podemos aplicar en la cuerda o en los soportes elegidos. Todo es opcional para que el jardín quede lo más personalizado posible. Si la estructura no es muy alta, existen múltiples tipos de recipientes livianos, mucho menos que la maceta convencional y con los que no tendremos la temeridad de que en algún momento pueda ceder.

Tampoco descartemos la posibilidad de que nuestro jardín vertical sirva para crear espacios más íntimos. Por ejemplo, en una biblioteca o salón nos ayuda a separar zonas a la vez que aportamos un ambiente más en conexión con la naturaleza sin salir de casa. En este punto hay que considerar que elegir las plantas adecuadas también es importante para que nos aseguremos el éxito. Si lo queremos colocar en la cocina, elegirlas aromáticas es un acierto porque, además de disfrutar de un ambiente muy eco el olor de la menta, la albahaca o el tomillo serán toda una inspiración gastronómica. Si por el contrario queremos que estén en un lugar al aire libre, los helechos o las flores, bien juntos o separados, lograrán la mejor combinación.

 

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Otras noticias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *